Es esencial que las empresas que están generando impacto social y medioambiental, sepan medir y comunicar dicho impacto

Para materializar la visión de un futuro, en el que las inversiones de capital riesgo de impacto social cobran un rol protagonista en el panorama de la inversión privada, y para que esta visión continúe propagándose entre el tejido empresarial, el equipo de Beka Finance considera que es esencial que las empresas que están generando impacto social y medioambiental (bien sea porque son empresas sociales, o porque son empresas que llevan a cabo ciertos programas sociales), sepan medir y comunicar dicho impacto.

De esta manera, las empresas, al igual que ya hacen con sus finanzas o planes de marketing, deben aprender a generar una serie de métricas sociales que sirvan para medir y evaluar su actividad social de forma objetiva y, dentro de lo posible, que permita la comparabilidad entre empresas. Además, estas empresas deben de comunicar dichas métricas de una manera clara, concisa y absolutamente transparente.

¿Qué son las métricas de impacto?

Las métricas de impacto son un conjunto de indicadores preestablecidos que sirven para medir y evaluar la actividad social de una empresa de forma objetiva y, dentro de lo posible, comparable.

El propósito de la medición de impacto es maximizar el impacto de las empresas sociales (y los inversores que invierten en ellas) así como comunicar dicho impacto de manera clara a los stakeholders de dichas empresas/inversores. Los datos obtenidos mediante las métricas permiten analizar cómo ha sido la labor de la empresa, ver en qué puede mejorar, colocar sistemas de incentivos como inversor, etc.

Métricas alineadas con la Teoría del Cambio

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es que lo importante de las métricas de impacto social es que estén alineadas con la Teoría de Cambio de la empresa, es decir con la tesis de la empresa sobre:

  • qué problema social busca resolver
  • qué solución propone (y que inputs invierte para ello),
  • y a quién va dirigida (cuáles son sus stakeholders).

Las métricas de impacto deberían ser una extensión de esta tesis midiendo el éxito de la solución para resolver o abordar el problema.

¿Cómo medir el impacto social de una empresa?

Medir el impacto social es una tarea compleja cuyo éxito depende en gran medida de la correcta selección de las métricas sociales.Para garantizar un proceso homogéneo por el que evaluar el impacto social de una compañía, el GIIN (Global Impact Investment Network) ha creado los indicadores IRIS+, unas métricas estandarizadas que aportan mayor credibilidad a los datos obtenidos y permiten comparar los resultados entre competidores globales. Las métricas de impacto social se pueden dividir en tres categorías según midan:

  1. los bienes y servicios tangibles que surgen como resultado de las actividades de la organización (Output),
  2. las transformaciones, beneficios, aprendizajes y otros efectos que derivan de las actividades de la organización (Outcome)
  3. o los efectos más a largo plazo y de mayor alcance atribuibles a las actividades de la organización (Impact).

A su vez, la EVPA (European Venture Philanthropy Association) ha publicado diversos informes sobre medición de impacto, incluyendo la “Guía práctica para la medición y la gestión del impacto” en la que propone un sistema de medición estructurado en varios pasos:

  1. En primer lugar, es necesario fijar los objetivos de la medición de impacto y definir el alcance de la misma para seguidamente proceder a un análisis de los principales agentes involucrados o stakeholders.
  2. Después se medirán las actividades realizadas por la empresa y los resultados obtenidos mediante las mismas empleando para ello los indicadores más adecuados.
  3. A continuación, es preciso proceder a la verificación y valoración del impacto alcanzado, para determinar si se está produciendo efectivamente el impacto buscado y en qué medida.
  4. Finalmente, se realiza un seguimiento del progreso y se presenta los datos obtenidos en informes que contengan la información relevante para los agentes involucrados.

Siguiendo estas premisas, junto con una metodología propia desarrollada desde el 2002, Beka Finance crea en sus fondos de impacto, previo a su inversión, una estrategia a medida de cada empresa social y define junto al emprendedor los indicadores de rendimiento social (y financiero) más adecuados. Dicha estrategia fue diseñada para el lanzamiento de Vivergi, uno de los primeros fondos de impacto social del país.

En cada empresa candidata a recibir inversión, el equipo de Beka Finance trabaja junto con los emprendedores para definir entre 2 y 4 métricas sociales de las cuales al menos 1 es compatible con los estándares internacionales de IRIS+ para asegurar comparabilidad con otros fondos del sector a nivel mundial. Tras la realización de la inversión, el equipo revisa la consecución de objetivos periódicamente y liga los resultados sociales y financieros a los desembolsos de capital, asegurando así que el fondo está maximizando el impacto social y financiero del capital invertido.

Ejemplos de métricas de impacto

A modo de ejemplo, a continuación, se detallan algunos ejemplos de métricas de impacto que hemos considerado en inversiones previas dentro del sector de la Educación:

  • El porcentaje de mejora en el rendimiento escolar y académico de los estudiantes.
  • La reducción en la tasa de abandono escolar.
  • El incremento en la tasa de transición de la escuela primaria a la secundaria, y de ésta a bachillerato y siguientes niveles académicos.
  • La mejora en otras competencias básicas de los estudiantes.
  • Asegurar un amplio espectro socio-económico entre los alumnos.

La medición del impacto social y medioambiental, lejos de encontrarse en un período establecido de madurez, es un arte que sigue sofisticándose a pasos agigantados.

Beka Finance ha sido uno de los actores pioneros en esta área en España, y seguirá impulsando su desarrollo a nivel de inversiones, así como pieza fundamental del ecosistema nacional.