En 2012, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro, gestó un conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con los desafíos ambientales, políticos y económicos para solventar toda índole de problemas a los que el mundo se enfrenta en la actualidad y en sustitución de los Objetivos de Desarrollo de Milenio (ODM), cuyo propósito era hacer frente a la pobreza extrema y el hambre, entre otras prioridades de desarrollo.  

En lo que concerniente al sector financiero, este punto de partida es considerada una herramienta esencial que demostrar el impacto de los criterios ESG en los procesos de la inversión socialmente responsable y vincular su desempeño con cada una de las metas que conforman dichos objetivos mundiales. 

Adoptados por los 27 países soberanos de la Unión Europea que constituyen los Estados Miembros, estas metas -un total de 17 ODS- tienen como propósito erradicar la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas del mundo, sin distinción, gocen de paz y prosperidad.  

Metas por cumplir 

Este plan pretende alcanzar un futuro sostenible para la población mundial de cara a la Agenda de 2030 gracias a la incorporación de metas globales. En este sentido, el sector financiero se sitúa como una de las palancas necesarias para transformar el modelo existente gracias a la orientación de los flujos de inversión hacia carteras sostenibles.  

En esta área se identifican como objetivos de desarrollo sostenible prioritarios tales como el ODS 8, encargado del crecimiento económico sostenible y trabajo decente con el fin de atajar la pobreza en el mundo, el ODS 5, relacionado con la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas para que, de este modo, se ponga fin a la discriminación y toda forma de violencia en contra, así como evitar prácticas nocivas y poner en valor el reconocimiento del género femenino en cualquier ámbito de trabajo. 

Igualmente, el ODS 3 cuyo objetivo es poner de relieve la importancia de la salud y el bienestar o el ODS 10, que está conectado con los Principios 1,2,3,4,5,6 y 10 del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, fomenta la inclusión con la finalidad de reducir las desigualdades para cumplir con lo estipulado en la Declaración Universal de los Derechos de las personas.   

Gracias al peso que este sector tiene en este escenario, se han forjado una iniciativa que impulsa y dirige las actividades financieras hacia el logro de dichos objetivos y el Acuerdo de París, los Principios de Banca Responsable 

El resto de los objetivos de desarrollo sostenible que determinan el resto de los desafíos globales son: 

  • ODS 1. Fin de la pobrezaSu fin es acabar con la pobreza y fomentar un crecimiento económico inclusivo y promover la igualdad. 
  • ODS 2. Hambre cero: Un tercio de los alimentos se desperdicia, mientras millones de personas están desnutridas, por ello, la eliminación del hambre y la pobreza es clave para esta meta.  
  • ODS 4. Educación de calidad: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad que promuevan oportunidades y permitan la movilidad socioeconómica ascendente  
  • ODS 6. Agua limpia y saneamiento: Ante la falta de agua afecta a más del 40% de la población mundial, esta meta pretende parar el desperdicio de agua para que todo el mundo pueda tener acceso a ella. 
  • ODS 7. Energía asequible y no contaminante: Proporcionar acceso a la energía, tecnologías y combustibles limpios para tres mil millones de personas.  
  • ODS 9. Industria, Innovación e infraestructura: Financiar proyectos de infraestructura básica para el desarrollo de muchos países que en la actualidad no cuentan con carreteras, agua, saneamiento y electricidad. 
  • ODS 11. Ciudades y Comunidades sostenibles: Invertir en este tipo de infraestructuras para fomentar el progreso hacia un aire más limpio.  
  • ODS 12 Producción y consumo responsables: Fabricar más y mejores cosas con pocos recursos.   
  • ODS 13. Acción por el clima: Actuar desde ya para poner freno al calentamiento global y, por ende, al cambio climático.  
  • ODS 14. Vida submarina: Conservar la biodiversidad marina y costera para sobrevivir.  
  • ODS 15. Vida de ecosistemas terrestres: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y la pérdida de la biodiversidad.  
  • ODS 16. Paz, justicia e instituciones sólidas: Proveer de acceso universal a la justicia y la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles. 
  • ODS 17. Alianzas para proteger los objetivos: Generar oportunidades de mercado para el logro de los ODS de las Naciones Unidas.